Advertencia

Este blog está dirigido a un público adulto y puede contener textos o imágenes de carácter sexual y/o erótico, o resultar ofensivo para determinadas creencias o estándares morales.

13 de marzo de 2007

Vivo en la frontera


Originally uploaded by Qubic2007.

Vivo en la frontera, todos los días la cruzo varias veces.

La frontera entre el bien y el mal, entre legal e ilegal, entre una y muchas, entre el opio y la adrenalina, entre sus ojos azules y sus ojos verdes, entre el alma despierta y el alma implacable, entre los cabellos ondulantes y calmos, y los rizos salvajes y desordenados, entre llamar a las puertas de la tentación y huir de ella.

La frontera entre la cresta larguísima y oscura, y la media melena rubia, entre seguir y desistir, entre la locura y la sensatez, entre los movimientos sensuales y el paso firme, entre fantasía y realidad, entre las botas militares y los zapatos de tacón, entre sexo y amor, entre las montañas perfectas y los valles de placer, entre las manzanas crujientes y sabrosas, y la dulce y suave mirra derretida.

Ahí vivo, en la frontera. Todos los días piso esa fina línea y la cruzo a ambos lados. Una y otra vez.


Lee este post escuchando...

25 comentarios:

Anónimo dijo...

y todo depende de un mísero milimetro, de un mísero segundo ... en que cortos espacios se mueven las diferencias que te hacen bueno o malo...

2 + 2 = 5

Gran película, gran banda sonora, gran canción ...

saludos!!

Elbereth dijo...

"la dulce y suave mirra derretida", PERFECTA frase (para mí)...

Vivir en la frontera, cruzarla y volver...Eso deja huella, una marca indeleble. Estigmas imborrables.

¿Pero se puede elegir?

BalaNegra dijo...

Hay quien dice que sí, Elbereth. Yo creo que no. Y además es algo que te hacerte sentirte vivo, más vivo.

Los estigmas, es cierto, son imborrables... pero eso sólo lo puede saber alguien que ha hollado, al menos una vez, el otro lado...

BalaNegra dijo...

A veces un milímetro, Wilde, otras un kilómetro, en los que, curioso, sólo cuentan dos cosas: Tu voluntad, y tu suerte...

Anónimo dijo...

No balanegra, hablaba de mí. Siempre es un milimetro... yo me muevo en distancias muy cortas, microscópicas incluso. Yo jamás andaría un Km para cruzar la frontera, tendría tiempo para PENSAR...

Soy impulsivo amigo, 1mm 1seg, nuestro don y nuestro castigo también...

Buen post... me ha gustado...

BalaNegra dijo...

Si la distancia es tan corta, tendrás que hacer equilibrios, hilar muy fino...
En cualquier caso eso sólo es posible si no pierdes la referencia. Mirando al frente y sin olvidar dónde está. Si la pierdes es cuando de repente vuelves a mirar y descubres que te has pasado varios pueblos...

Anónimo dijo...

(risas) exacto!!! y entonces me encuentro desúbicado, ¿dónde estoy?. Mi tema sería siempre cruzar la frontera desde el otro lado por estas cortas distancias. Pero bueno, últimamente me muevo muy equilibradamente, no suelo pasarme, pero claro, prestando mucha atención... es agotador!!!...

Elbereth Gilthoniel dijo...

¿Y cómo os sentís cuando cruzáis la frontera?

¿De qué lado creéis que estamos los tres, cuando nos encontramos?

BalaNegra dijo...

(sonrisa) Según cómo se vea... Si estás trabajando, no creo que te paguen por ver blogs... Estarías en el otro lado, aunque sólo fuera un milímetro como dice Wilde.
Yo cuando me voy al otro lado, me suelo pasar varios metros...
A lo mejor nos encontramos justo en la frontera, en ese punto donde se cruzan los que van y los que vienen...

Elbereth Gilthoniel dijo...

:-)... La verdad es que no me pagan por lo que hago, sino por lo que sé. Y es mucho.(sonrisa)

Por cierto...La culpa de lo de mi blog, la tenía el vídeo de Milanés. Solucionado. :-)

Muchas gracias por tu ayuda.

Mis respetos...

BalaNegra dijo...

Entonces estás a la altura de los futbolistas, que también les pagan por lo que saben, no por lo que hacen. así que debes cobrar mucho :-D
En esa tesitura por tanto, te quedarías en este lado de la frontera.
Yo, ahora mismo no sé ni por qué me pagan. Hubo un tiempo en que era por lo que hacía, después creía que era por lo que sabía, y ahora creo que es por nada... Espero que no se den cuenta :-D

Elbereth Gilthoniel dijo...

:-)... buenos días y gracias por hacerme sonreír. Pero por favor, no me compares con los futbolistas, por favor te lo ruego.

BalaNegra dijo...

:-D Bueno, que ganen pasta por correr en calzoncillos no quiere decir que no sepan hacer otras cosas...
Romperé el símil: Se les paga por el dinero que producen más que por lo que saben, así que la comparación no es buena :-)

Elbereth Gilthoniel dijo...

:-)...agradecida por romper el símil. (no me dejaba dormir..:-)

OhLoto! dijo...

Las fronteras no las ponen ahí para que las crucemos. Las creamos nosotros con la esperanza y el objetivo de hacerlo (cruzarlas). Yo, al menos, las mías.

Si no creáramos nuestras propias fronteras ficticias, ¿dónde estaría el subidón de adrenalina? ¿Podríamos soportar una existencia tan mansa?

Pongamos fronteras, o no las pongamos, pero caminemos siempre en linea recta, o haciendo eses, o en zig-zag, pero nunca en un círculo del que no vamos a poder salir.

Precioso post. Pero... ¿por qué poner fronteras a conceptos tan bellos?

BalaNegra dijo...

Buena observación, aunque yo creo que las fronteras, al menos en el sentido de límite que planteas, no las ponemos, nos las imponemos o nos las imponen (es lo que tiene vivir en sociedad) sea por convencionalismos sociales, morales...
Precisamente ese es el punto en el que te adentras en otro territorio, cuando rompes algunos de esos límites saliendo de lo que es correcto, o normal, o justo, o bueno, o moral...

Anónimo dijo...

Me temo que Ohloto tiene toda la razón. Siempre las creamos nosotros, o casi siempre...

Es nuestra naturaleza quizás...

¿necesitamos creer en algo por pura necesidad de creer que somos capaces de?...

BalaNegra dijo...

En el sentido de límite, más bien creo que es una cuestión de supervivencia. Si te pasas de tus límites y pisas los de otros... creo que la palabra "pisar" ya es suficientemente explícita.
En el sentido en que yo lo expreso, creo que las fronteras en el fondo son de lo que estamos construidos...por eso sabes cómo va a reaccionar alguien muchas veces. Somos como un inmenso castillo del que a veces se derriba un muro, y en el que otras veces se construye otro para "defenderte"... aunque sea de ti mismo...

ekilore dijo...

en mi vida no hay fronteras reales insuperables. las fronteras más difíciles son las que me pongo yo misma, las que están en mi mente y no me dejan crecer, y aunque no sean muchas, ahí están limitando siempre.

BalaNegra dijo...

Sí, así es, algo así indican Ohloto! y Wilde.
Yo "pinto" la frontera como ese lugar en el que nos movemos muchas veces entre lo que queremos, lo que podemos, lo que debemos... en ocasiones incluso tomando una decisión libre en contra de nuestra propia forma de pensar... ahí es cuando la traspasas... sí, esas fronteras que no nos dejan crecer, pero que también nos protegen...

Anónimo dijo...

¿Es este el sentido de la vida, el significado de vivir?

BalaNegra dijo...

Supongo que cada uno le da un sentido diferente a su vida, independientemente de traspasar límites o fronteras ¿no?

Anónimo dijo...

Creo que todos traspasamos límites, pero cada uno tiene los suyos. Los muros ya son más difíciles de traspasar de dentro hacia fuera o desde fuera hacia dentro.
Sí, desde luego, cada uno le da su propio significado, pero no sé si para todos tiene uno.

OhLoto! dijo...

Susana, después de meditar mucho sobre el tema, llegué a la conclusión de que el Sentido de la Vida es Ser Feliz. Simple y llanamente. Y si para ello hemos de traspasar fronteras (ojo, que no pisarlas), traspasémoslas. ¿No?

Anónimo dijo...

Acaso no hay una línea muy fina entre derribar y pisar una frontera? Creo que es muy difícil saber cuándo la estás traspasando para crecer, quedándote desprotegido, y cuándo pisando.

Quizá para saberlo debes indagar en la motivación que te impulsa, más que en el fin pretendido.